Las Condiciones generales de venta (CGV) son de utilidad para brindar servicios de compraventa de servicios o bienes. Constituyen un documento obligatorio para toda página o sitio web destinado a este fin. Establecen la manera en que se desarrollará el proceso y otras especificaciones necesarias. Dada su importancia, dedico este artículo a cómo redactar condiciones generales de venta.

Aspectos esenciales de cómo redactar condiciones generales de venta

Las CGV son un contrato y deberás elaborarlo cuidadosamente. Para comenzar, te presento tres puntos esenciales de cómo redactar condiciones generales de venta:

  1. Las CGV se formulan colocando las partes en dos categorías: el vendedor y el comprador o cliente. Incluyen todos los derechos, obligaciones y responsabilidades de ambos.
  2. Es indispensable detallar todo el proceso de compraventa, desde la oferta hasta la aceptación y su pago. Deberás incluir especificaciones sobre posibles inconformidades. Igualmente, contemplarás las garantías que ofreces por el bien o producto vendido. 
  3. Otro elemento esencial son los aspectos legales que amparan la compraventa. Serán parte de este documento las leyes que autorizan la actividad comercial. Asímismo, mencionarás la forma en que se resolverían los litigios en caso de presentarse y cualquier otro imprevisto. 

A continuación, te muestro cómo redactar condiciones generales de venta paso por paso:

Cómo redactar condiciones generales de venta: el contrato y sus partes

Cómo redactar condiciones generales de venta

Cómo redactar condiciones generales de venta

Es necesario, a la hora de elaborar las CGV, establecer límites y roles.

Alcance de las CGV

Todo contrato se establece con un objetivo determinado y abarca un área específica de interés. Da inicio a tus CGV con un preámbulo o introducción que enmarque su ámbito de aplicación. Menciona qué relaciones y actividades estarán sujetas a ellas. 

El vendedor

El vendedor es la persona natural o jurídica encargada de comercializar bienes y servicios. Se ocupa, además, de la captación de nuevos clientes y de la fidelización de los ya existentes. Sus obligaciones y responsabilidades expresadas en las CGV comprenderán estas funciones.

Deberás identificarte formalmente como el vendedor. Esta identificación incluirá nombre del titular, domicilio y NIF si eres una persona jurídica. Aportarás en este último caso los datos del Registro. Para los profesionales, comprende también las autorizaciones especiales y datos de colegiación. Todos estos datos permitirán a tus clientes realizar verificaciones.

Aquí presentarás además información de contacto como teléfono y correo electrónico.

El comprador o cliente

El comprador es la persona natural o jurídica que adquiere bienes o servicios a cambio de un precio. Puede ser el consumidor final o no de estos. También se conoce como cliente.

En este punto deberás aclarar que el comprador debe tener capacidad legal para realizar la compra. Es importante conocer la edad y cualquier otro tipo de autorización necesaria. Así impedirás violaciones y en caso de haberlas, evitarás responsabilidades.

Cómo redactar condiciones generales de venta: el proceso de compraventa

Cómo redactar condiciones generales de venta

proceso de compraventa

Las CGV se redactan partiendo de la visión de los clientes. Por tanto, necesitas referirte primeramente a los aspectos que resultan de interés para ellos.

Informaciones generales sobre los productos 

Presentarás las categorías de los bienes y servicios que ofrece tu página. Aportarás datos relevantes sobre ellos. La información deberá ser verdadera. Lo contrario generaría inconformidades que pudieran afectar la imagen de tu empresa.

Informaciones importantes sobre el proceso de venta

En este acápite describirás cómo ocurre todo el proceso de compraventa en detalle. Deberás especificar en cada caso sobre cuál de las partes del contrato recaen las responsabilidades y obligaciones. De igual forma, señalarás los derechos del comprador.

Incluye:

  1. Registro en la página para compras y pedidos: Especificaciones sobre los datos que deberá aportar el cliente. Deberás garantizar su privacidad. 
  2. Posibles formas de pago: Las vías mediante las cuáles tu página acepta el pago por los bienes y  servicios que oferta.
  3. Entrega de los productos: Área geográfica que cubre, empresa que presta el servicio, tiempo estimado.
  4. Facturas y comprobantes: La manera en que se notifica a tus compradores el costo de su pedido. La constancia del pago abonado al realizar la compra.
  5. Reglas para presentar inconformidades: Modo y plazos para la presentación de descontentos con el producto o servicio. Formas de devolución, restitución o compensación.
  6. Aspectos del servicio de posventa ofrecido: Manera en que contribuyes a que la experiencia de tus clientes posterior a la compra sea satisfactoria. Información sobre las garantías, asistencia técnica, venta de recambios y accesorios. 

Cómo redactar condiciones generales de venta: aspectos legales

Para aprender cómo redactar condiciones generales de venta necesitarás conocimientos de Derecho. Puede ser útil auxiliarse de un abogado con este objetivo. Los aspectos legales a tener en cuenta son:

Las CGV son públicas

Las condiciones generales de venta deberán estar a disposición de cualquier persona para consultas. Este es un requerimiento legal.

Las CGV son una opción

Deberás informar a tus clientes que al hacer el pedido aceptan la realización de los pagos correspondientes. Por tanto, las CGV tendrán que ser aceptadas expresamente por el consumidor para efectuar la compra. Te recomiendo utilizar una casilla a tal efecto.

Las CGV se redactan de conformidad con la ley

El basamento legal de tus condiciones generales de venta es fundamental. Harás referencia a la legislación existente que garantiza tal legalidad. De hecho, se consideran ilegales las CGV que establecen relaciones abusivas con los clientes. Igualmente, aquellas que violan la ley vigente de cualquier manera.

Las CGV son previsoras

Durante el desarrollo de la actividad comercial pueden surgir problemas o imprevistos. Es necesario contemplar en las CGV aquellos que sean previsibles. Existen al menos dos cláusulas que te recomiendo incluir:

  1. Causas de fuerza mayor: Situaciones externas a las partes que impiden o limitan el cumplimiento de sus obligaciones y responsabilidades. Deberás establecer un protocolo sencillo de actuación en estos casos, enfatizando en la importancia de la comunicación.
  2. Resolución de litigios: Conflictos de intereses de las partes que surgen durante el desarrollo de la actividad comercial. Deberás declarar las vías por medio de las cuales acuerdan resolverlos.

En la actualidad, la mayoría de estas cláusulas proponen una escala. Primero se disponen formas amigables o alternativas de resolución de conflictos. Se deja así como último recurso la vía judicial.