En los negocios, un factor de suma importancia es la adquisición de clientes, para lograrlo existen distintos métodos que han ido surgiendo con el paso del tiempo. Uno de los más antiguos y que se sigue implementando es el Outbound Marketing, también llamado marketing tradicional o de interrupción.

Si antes no habías oído de él, igualmente lo has visto, como ejemplo están los ocasionales anuncios de Youtube que aparecen en los videos, las vallas publicitarias que podemos observar en las calles o los banners que salen en distintas páginas de Internet, y muchos más ejemplos; todos ellos se tratan de Outbound marketing, el cual se basa en captar la atención de los usuarios con métodos directos.

Es innegable el hecho de que este tipo de marketing puede llegar a ser algo anticuado y se vea poco efectivo, pero con la llegada del Internet este método se ha reinventado y ha vuelto a dar sus frutos.

¿Cómo funciona?

El Outbound Marketing se basa en captar la atención de nuevos clientes mostrando los productos de manera directa e intrusiva. Se puede decir que hacen llamadas de puerta fría, interrumpiendo lo que hacen los usuarios con anuncios que no siempre suelen llamar su atención; es por esto que esta estrategia está en decadencia y aún así se sigue usando.

Cabe resaltar que su objetivo principal es la venta, las cuales suelen ser planteadas a corto plazo.

Un factor que ha sido beneficioso para esta estrategia comercial, es nada más y nada menos que el Internet; ahora se hace publicidad tanto offline como online, aprovechando así la gran expansión del Internet para poder llegar a más personas.

De manera online hay una gran cantidad de anuncios publicitarios de marcas, productos y empresas, los cuales hacen acto de presencia en las diversas páginas que visitamos al día, las cuales pueden aparecer a los lados de la información o al final.

Fuera del Internet, se pueden ver las vallas publicitarias, los anuncios en la radio, los vendedores de las tiendas dando muestras gratis o folletos y los comerciales en televisión. Todas esas son estrategias de Outbound que están presentes en nuestra vida diaria.

Sin embargo, crear toda esta publicidad tiene un alto costo, por lo que lo suelen implementar las grandes empresas con experiencia en el mercado, dispuestas a invertir en este tipo de propaganda.

¿Por qué está en decadencia?

A pesar de que se sigue implementando y del hecho de que el internet ha sido de gran ayuda, no quita el hecho de que está perdiendo su esencia.

Si se implementa el Outbound como único recurso, es posible que los objetivos planteados no se puedan cumplir en su totalidad, junto con esto entra su contraparte, el Inbound Marketing.

Estas dos técnicas se podría decir que son las dos caras de la misma moneda, aunque no por ello se repelen, más bien al usar ambas en conjunto, se pueden obtener mejores resultados. No se trata de usar una e ignorar por completo la otra, sin embargo, gracias al éxito del Inbound, los negocios han hecho a un lado el método tradicional.

Diferencias entre el Outbound y el Inbound Marketing

Recuerda que el Outbound Marketing es un método intrusivo que busca vender sus productos de manera directa; por el contrario, el Inbound Marketing se basa en atraer con sutileza a los clientes.

Outbound marketing

El método tradicional se podría decir que persigue a los clientes, da los detalles más importantes de los productos, intentando que alguno al verlo le interese y realice sus compras, todo es directo. El inbound, por otro lado, no aparece de manera repentina y abrupta, más bien hace que el mismo usuario lo busque, se basa en la persuasión disimulada, esto logra que tenga mejores resultados.

Lo que se busca implementando el Inbound es la conexión con el cliente, dándole lo que necesita sin interrumpir, esto logra una mejor interacción con los consumidores y más ventas.

Tienen puntos de enfoque muy distintos, pero sus metas son las mismas, vender su mercancía.

Cuando se trata de metas, también se pueden observar las diferencias entra ambos métodos; como se mencionó anteriormente, el Outbound, al ser más directo, busca resultados a corto plazo, a diferencia del Inbound, en el cual varían entre mediano y largo plazo, debido a que se basan en el esfuerzo y no a las ventas rápidas.

Todo parece apuntar a que el Inbound es mejor, el cliente no es forzado, los gastos son menores y los resultados serán favorables, pero la verdad es que la mejor manera de vender es haciendo uso de las dos, no porque sean diferentes significa que son incompatibles, esto no es como mezclar agua con aceite.

¿Cómo hacer uso de ambos?

Si estás empezando un negocio, es recomendable hacer uso del Inbound primero. Es verdad que al principio te seguirán familiares y amigos, sin embargo, con el tiempo vendrán más usuarios, tus contactos irán difundiendo la información sobre tu nuevo local con sus conocidos, y así irán llegando más personas, además es la mejor manera de iniciar ya que no presenta una gran inversión de dinero.

Luego, cuando tu empresa haya crecido considerablemente, puedes implementar el Outbound, ¿Cómo? Haz folletos con la información de tu empresa y productos, los puedes repartir en un centro comercial, parques o pedir que alguien los reparta por ti; otra opción es haciendo algún anuncio para que aparezca en páginas de Internet (recuerda que para esto tendrás que invertir un poco más de dinero), hay muchas posibilidades, puedes ir probando y ver cuál resulta más efectiva.

Hacer vallas publicitarias presenta una inversión mucho mayor, esto es mejor hacerlo si ya tu empresa es lo suficientemente estable y reconocida, de lo contrario será más una pérdida que una ganancia.

Equilibrar ambos métodos de marketing hará que crezcas en el mundo comercial, por eso, debes lograr que la balanza no se vaya más de un lado. Ten metas que se acomoden al nivel en el que se encuentre tu empresa.

Recuerda, satisfacer a tus compradores es importante, tener una buena comunicación y poder llegar a más personas serán factores igual de esenciales, y esto se verá reflejado cuando apliques el Outbound.